En este camino no se encuentran arrieritos.

Archivo de la categoría: Viajes

Hace una semana y un día cumplía un sueño: un viaje que creía utópico.

Y como este no es un blog de viajes y aún me faltan fotos de paisajes de cámaras ajenas, seguramente me centre en el sentimiento más que en el lugar, pero puedo ayudaros si queréis saber cómo lo hice para no gastar mucho más de 300€ incluyendo alojamiento, comida y transporte. Una parte importante para hacerlo económico es tener a alguien allí que te lo haga fácil y te lleve a los sitios o te los indique con claridad. Nosotras tuvimos la suerte de contar con @old_BlueHat, que junto a @mgom5, fue la mejor anfitriona que pudimos tener. Gracias por vuestra generosidad. Así como @ragaaza, a quien avisé sin tiempo e improvisó una visita cronometradísima por rincones que nos quedaban por ver y a los que no habríamos llegado solas.

A todas las personas con las que estuve las conocí a través de Twitter. Las redes son maravillosas si sabes usarlas. Las nombro con su nombre de usuario por no dar datos que no dan ellos.

A @PajaritaStory y a mí se nos rompieron planes, proyectos y alguna víscera casi a la vez. No hay mal que por bien no venga, pues aquello nos unió hasta el punto de adaptarme a sus vacaciones y realizar juntas El Viaje. Estaba para nosotras, no hay más explicación. Fue, sin duda, la mejor compañera de coche y habitación que he tenido en toda mi vida. Porque sí, porque mi “¡Quemedaiguá!” era auténtico, porque ojalá mi mayor problema sea ver ropa ajena amontonada en una silla. Supimos improvisar a la perfección los turnos en el coche y en el baño. Que también daba igual si queríamos quedarnos un ratito más remoloneando en la cama y salirnos de los horarios habituales de todo. No habíamos llegado hasta allí para hacer un “lo de siempre”, no. Y bien que lo demostramos.

Después de casi 12 horas de viaje, alargado debido a las múltiples paradas – algunas más extensas y amorosas que otras – llegamos por fin al paraíso, donde nos esperaban @old_BlueHat,  @mgom5 y Horus. Allí nos habían preparado una cena casera a la que no le faltaba ni un detalle. Esa noche no tuvimos tiempo de visitar nada, pero nos abrazamos mucho, comimos melocotones con atún y nos hicimos corazones en el pelo. No conseguí que Horus no hiciera ruido con la boca. Y tuve claro que necesito a más gente como @mgom5 que me ría hasta mis momentos más absurdos. Algunos sólo tenían gracia cuando le hacían gracia a él.
img_3871Al día siguiente visitamos Cangas de Onís, Covadonga y los lagos. El pronóstico del tiempo amenazaba lluvia, pero no hay mejor estrategia que no dejarse intimidar. No llovió. Tras la visita por los rincones más característicos de Cangas de Onís, comimos empanadas variadas en un merendero de esos de los que no te quieres ir nunca.En Covadonga quedé impactada por el paisaje mágico de la Santa Cueva. img_3874Y se me olvidó preguntar, antes de hacerlo, si al beber de la fuente del matrimonio, me caso sólo con alguien que también haya bebido de los 7 caños, o si da igual. La niebla no nos dejó ver el lago Enol en la subida, así que seguimos hasta el lago Ercina, de cuyas vistas pudimos disfrutar y de donde tenemos las que considero las mejores fotos del viaje. A la bajada, pudimos ver el lago Enol, ya que se había despejado la zona. img_3916Durante el trayecto, tanto de ida como de vuelta, tuvimos la valentía de confesar nuestros pecados musicales, en los que coincidimos, ya sea por una cuestión generacional o, simplemente, de mal gusto…  El caso es que fue así como acabamos cantando a voz en grito canciones de finales de los 90 y principios de milenio que jamás reconoceremos haber cantado. Y no sólo eso, también tuvimos que asumir que @PajaritaStory diría “¡Una vacaaa!” cada vez que nos cruzáramos con una. Os recuerdo que estábamos en Asturias.

Al día siguiente, tras un sueño sorprendentemente reparador, visitamos Llanes, los bufones y Lastres. @old_BlueHat, de nuevo, poniéndolo todo fácil y cómodo, hizoimg_3918 del lunes otro sábado (y cruzamos en rojo los semáforos…). En la visita a los encantos de Llanes, descubrimos un sitio idealísimo para comer del que nos costó arrancar: El Cuera, donde nos pusieron el mejor pastel de cabracho que habíamos probado y puedo asegurar que en el poco tiempo que llevábamos allí, ya habíamos degustado tres platos de lo mismo. Las vistas desde la terraza del restaurante eran una maravilla. De ahí, fuimos a los bufonesimg_3993. Mientras OldBlue nos contaba lo que eran y que pronto empezaríamos a oírlos, mi oído privilegiado llevaba un rato enviándole a mi cerebro la señal de: “¿qué es ese ruido del demonio?” Allí estaban, levemente activos, pero dejándonos ver lo que saben hacer, que es, sin duda, bastante más que ruido. Y si vas a verlos y tienes la mala suerte de que no te montan el show, el simple hecho de saber lo que hay ahí, lo que se oye y de ver el paisaje rocoso con todas las piedras esculpidas en una misma dirección, ya impresiona. Y los acantilados… ¡si es que daba igual hacia dónde miraras! La última visita del día fue a Lastres, una villa marinera con la peculiaridad y el color de los pueblos asturianos. Confío en tener algún día las fotos de todas las cámaras y completar esta entrada. Aunque siempre podéis mirar en google o ver la serie Doctor Mateo. 

Martes, @PajaritaStory y yo adormiladas y perezosas decidimos que la mañana la íbamos a dedicar a ver Oviedo, que nos daba vergüenza reconocer que, teniendo el hotel allí, no supiéramos decir nada de la ciudad, la cual sólo habíamos visto en coche. Así que dimos un paseo y nos hicimos la foto reglamentaria con Mafalda y Woody Allen. Ese día OldBlue trabajaba, que alguna de nosotras tendría que ser mujer de provecho, así que pasamos la mañana buscando sitio para aparcar por el centro hasta que, tras el paseo entre estatuas de bronce, nos dio la hora de partir hacia Gijón, donde nos esperaba @ragaaza, que nos hizo una visita por la ciudad, atravesando el prao como las cabras, explicándonos la historia de cada rincón y llenándonos la panza hasta reventar de comida y risas. Aún tiene que recordarme todos los sitios que vimos. Recuerdo cada sitio de Gijón, el Cerro de Santa Catalina, Cimadevilla, la casa de Jovellanos, La Tabacalera, la olla de fabada que decían que era un “cuenquín” y de la que nos servimos unos 5 platos y sobró para otros cinco… Repetimos el ritual de la sidra, pero quedando menos de paletas gracias a la explicación de @old_BlueHat el primer día, y probé el que sería mi segundo cachopo, esta vez con cecina y queso de cabra. Me vine sin saber para cuántas personas está pensado un cachopo. Ese día tuvimos la suerte de recibir la visita fugaz de @_Ayalga_ a la que ya creíamos que no veríamos y era comprensible por ser entre semana y por los kilómetros que nos separaban. Se hizo un trayecto de 3 horas ida y vuelta sólo para estar media hora con nosotras. Gracias por el esfuerzo, de verdad.  @ragaaza, sabiendo que íbamos justas de tiempo, a las 18:00 prometió que nos haría una ruta de media hora por tres sitios, lo que ella definió como la visita del chino, diciendo: “bajal, foto, y malchal, malchal, que se va el autobús”. Cuál fue nuestra sorpresa cuando al visitar exactamente tres sitios relativamente separados el uno del otro y cada uno con su historia bien explicada, llegamos al aparcamiento donde @_Ayalga_ tenía su coche y vemos que son exactamente las 18:30. Si los lugares de Asturias son mágicos; las personas, ya ni te digo.

A la vuelta nos reuniríamos todos para tomar algo rápido y marchar cada uno para su casa previa despedida y última cena con los anfitriones mayores. Con las lágrimas de emoción de una despedida en condiciones cuando te lo has pasado tan bien. Porque, como bien resumió OldBlue, no había habido ningún incoveniente, ya que, cuando algo no iba como lo habíamos planeado, las cosas no iban mal, sino diferentes y la lluvia no era impedimento si llevábamos gorro, pañuelo o capucha.

Entre otras muchas cosas, nos quedaron por ver Cudillero, la costa de occidente, el fu, fu, fu, funicular y los Picos de Europa, que supimos que estaban porque confiábamos en quienes nos lo decían, pero la niebla no nos dejó verlos ni un sólo día. Por eso y por los lazos que allí hicimos, tenemos que volver.

Gracias a todas y cada una de las personas que lo hicieron posible, empezando por nuestras sufridas madres y el pánico de saber que sus hijas están en carretera, a quienes nos animaron cuando se lo contamos, a quienes nos recibieron con los brazos abiertos y a la amabilidad de los desconocidos, destacando la de la recepcionista del hotel, a quienes se enteraron por las fotos publicadas en redes y nos enviaban sus mejores deseos… En definitiva, a los que lo hicieron real y a los que pusieron su granito de arena en hacerlo aún más grande.

PD: Actualizaré la entrada con más fotos en cuanto las tenga y la volveré a compartir. Soy muy coñazo cuando algo me hace feliz.



Jordi Bachero

En este camino no se encuentran arrieritos.

jftorres

En este camino no se encuentran arrieritos.

Harto de tanta porfía…

En este camino no se encuentran arrieritos.

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

LA CASA ENCENDIDA

En este camino no se encuentran arrieritos.

Mi senda

En este camino no se encuentran arrieritos.

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"