En este camino no se encuentran arrieritos.

Archivo de la categoría: Amistad

Leo es de las pocas personas que no se asustan al recordar que estoy sola. Son tantos los que no quieren ver esta realidad que dan por hecho que siempre estoy bien, que no necesito atenciones, porque pensar lo contrario les aterra. Son diferentes formas de querer a una persona: una hacia adentro y otra hacia afuera. No creo que haga falta decir cuál de las dos es la sana.

Leo sabe darme lo que necesito: a veces compañía ruidosa, a veces compañía silenciosa. Ojalá supiera estar haciéndolo con ella igual de bien que ella conmigo. Como cuando quedaba poco para su boda y dejamos de hablarnos de repente. Un día fue necesario hacerlo y – aparte de lo que le tenía que decir – le dije: “no te hablo por no ponerte más nerviosa”. “Por lo mismo que no te hablo yo a ti”, me dijo.

Leo representa a esa amiga leal cuya amistad empieza en la adolescencia, pero nos llegó todo unos 15 años más tarde. Por eso, un buen día en el que nos vemos, decido hacer un regalo de esos que nunca he hecho porque no he encontrado con quién: uno que exprese claro el sentimiento de haber encontrado a mi alma gemela, concepto en el que nunca había creído del todo. Ella lo es. Porque ser alma gemela no significa ser iguales. Creo que Leo y yo no podemos ser más diferentes pero también creo que con ninguna otra amiga me he entendido mejor en mi vida.

IMG_8865

 

Leo es una de las pocas personas que le da a mis problemas la importancia que tienen para mí. La que nunca me dice “sal y anímate”,  “hay gente que está peor” o “relativiza”, porque tiene formas más humanas de dar consuelo y empatizar. Es experta en los abrazos a distancia. Leo es mi trébol de cuatro hojas, una variación infrecuente de la amistad.

Esta Leo de la que hablo es  y el jueves pasado hizo algo que quizá quien lo hace no es capaz de ver lo grande que es para mí. Puso este tweet:

Captura de pantalla 2017-12-17 a las 12.57.57

Los que se implicaron no saben lo que hicieron. A lo mejor no me llega la suerte como por arte de magia, pero me cambiaron el estado de ánimo y, al final, una cosa lleva a la otra. Me da igual si lo hicieron porque me conocen, porque conocen a Leo, por ninguna de las dos o por ambas cosas. Para todos ellos escribo también este post, porque valoro los detalles. Escribir un tweet animando, lo es. Y vosotros lo hicisteis. Así que, gracias a todos los que:

four-leaf-clover-152047_960_720Parece una simpleza. Ya. Ojalá te lo hagan alguna vez y sepas lo bien que sienta.

Gracias

Anuncios

La vida es caprichosa. A menudo nos sorprende con amistades que ni empezaron ni acaban. Para que me entendáis, tendré que explicarme un poco más.

En la universidad conocí a mucha gente. Gente con los que intercambias más que apuntes, gente con la que cruzas un saludo, gente a la que no apetece mirar, gente que deseas que siga en tu vida después de la carrera…

Y el mundo gira y la gente cambia, pero Cris siempre está. A las dos nos ha cambiado poco la cara y mucho la vida. Pero seguimos ahí. Al menos eso siento. Nunca hemos sido amigas inseparables, ni siquiera amigas, en el sentido más puro de la palabra, pero siempre nos encontramos. Nunca nos tomamos un café juntas, ni nos reímos hasta que nos doliera la cara. Pero hay algo más allá de todo eso. Lo que sea que es, siempre hace que estemos la una pendiente de la otra, leyendo nuestras actualizaciones en las redes sociales con una sonrisa o con una palabra de ánimo. Y siento que confía en mí lo suficiente como para encontrar cobijo en mis palabras cuando la animé en su aventura Erasmus. Yo… que creo que soy la única persona que echa pestes de esa experiencia. Y allí estaba Cris escuchando agradecida. Ella, que ha vuelto para animarme con algo que significa mucho para mí, sin que pueda imaginarse cuánto. Ella, la que después de tanto tiempo recuerda que un día le escribí una frase en una entrada de otro blog, bien merece una entrada para ella solita.


“Cómo hablar” es la canción que sonaba en la radio cuando arranqué para salir de Linares. Tú estabas al lado para indicarme la salida y, lo sé, para alargar la despedida de unos días, de nuevo, muy especiales. Unos días en los que, pasando mucho de un “¿por qué no salís?”, nos hemos dedicado a querernos, a hablar, a respirar con los ojos, a cogernos los pies mientras hablábamos una enfrente de la otra en el mismo sofá. Y “¿cómo hablar?” de algo que se disuelve entre palabras porque no lo abarcan. Algo que es más grande que nosotras. Huyo de los tópicos. Me niego a un “las palabras se quedan cortas”, si bien lo hacen. Necesito verbalizarlo por especial, aunque me falten herramientas (cuando no tenía cera color carne, pintaba con naranja muy flojito). Se busca una las formas. Y tampoco “sobran las palabras”. Eso es muy de gandules. Intuyo que lo sabes porque lo has vivido, pero quiero que tengas claro que también lo he vivido yo. Y ahora que no te veo, lo que tengo son palabras.

Estas cosas no se saben cuándo pasan ni cuánto duran, pero yo ahora lo tengo y pocas cosas siento tan ciertas como que en ti tengo una amiga. Certeza que, hay corazones inútiles que, convierten en celos y miedos. El mío lo vive con tranquilidad, con la misma con la que un día, sin pensarlo, nos encontramos (“al otro lado del arcoíris” ¿es muy cursi?).

Por eso, amiga, aunque quise intentar no dedicarle una entrada en mi blog a nadie, lo hago. Prometí repetir errores y aciertos de blog a blog. Y tú te lo mereces. Y yo elijo.

“Suave buscando los mares del sur”.

Imagen

E.H.F.



Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

Jordi Bachero

En este camino no se encuentran arrieritos.

jftorres

En este camino no se encuentran arrieritos.

Harto de tanta porfía…

En este camino no se encuentran arrieritos.

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

LA CASA ENCENDIDA

En este camino no se encuentran arrieritos.

Mi senda

En este camino no se encuentran arrieritos.

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"