Querido 2017,

Habrá quien te hable como si tú escucharas, ¡qué curioso! ¿No?

Por eso, porque sólo eres un número, una idea abstracta, yo no voy a pedirte nada. Por eso, y porque una mujer sabia me dijo “no te generes expectativas”. Pocas veces me han ayudado tanto con algo, a simple vista, tan desalentador.

No te estreses conmigo, 2017, este vértigo es sólo mío. La prisa me la he inventado yo. En 2016 supe de los beneficios de procrastinar, aunque siga sintiendo que llego tarde a las cosas.

2016… de ese ladrón quería hablarte. ¡Menudo desorden emocional!

2017, no intentes desbordarme, 2016 ya lo sabe: mi cauce es moldeable. No trates de aprisionarme, en 2016 ya me aplastó el techo y resultó ser porque yo me había elevado.

Te puedo dar un consejo: intenta no hacer lo que ya hayan hecho otros. 2016 ha sido un año de mucha pérdida, donde para que mi vida diera un giro vertiginoso, a alguien le tuvo que ir algo mal. Aquel año se me fueron algunas personas y a otras “las fui” yo. Gracias, 2016,  por no llevarte a quien creíamos que nos ibas a quitar. El resto de espacio ya ha sido ocupado.

2016 me puso cerca de Leo, de Desi… sólo quiero orientarte un poco por si dudas sobre mis preferencias. Esa es la gente que me gusta.

Dije que no te iba a pedir nada, pero sí quiero indicarte: las cosas que no elijo me gustan si están entre normal y bien.

Estoy preparada para los retos que ofrezcas, total, en 2016 aprendí a esperar, a arriesgar y a mear en botellas.

Puedes venir como quieras, me siento fuerte pero, si puedo elegir, ven bien.

Anuncios