Queridos reyes magos:
Creo que soy de las pocas personas que quedan sin ver el musical de “El Rey León” y quieren (me valen otros también). Me gustan las cremas que me gustan, pero no tengo que reponer todavía, volved más adelante, mi cumple es en marzo. Quiero libros de psicología (mejor mientras más sistémica), y tiempo para leerlos. Hay unos cuantos en Amazon. El tiempo no sé dónde se compra. Pero también hay cosas que no me compraría y me gustan.
Los conciertos me suman minutos de vida, así recupero esos que me quita el hecho de estar dedicando horas a ser un robot de escritorio. No me gustan los perfumes. Me gustan los abrazos largos y sin hueco. No me gustan las frases vacías ni la nueva corriente buenista y sus fieles que comparten insustancialidad sin cuestionársela. Igual me iría mejor si supiera ser feliz leyendo carteles obligándome a serlo.
Ya me hice una agenda y tengo varias libretas. Me gusta escribir. Creo que tengo material de oficina de sobra. Me gustan los dos puntos al empezar una carta, nunca he confiado en esa coma.
Quiero creerme lo que me dicen. Tengo rodillos para quitar pelusas, si hay algo parecido que quite el sentimiento de soledad, impotencia y frustración, lo quiero. Quiero a la gente que ha venido nueva a mi vida este año y quiero que se queden el tiempo que sea bueno. También quiero a los que se han ido, sobre todo los quiero idos. Y quiero a quien vuelve porque quiere.
Tengo bufandas, gorros y guantes. Quiero ver la aurora boreal, polar y austral. Quiero viajar, Asturias me sentó bien. Me queda mucho norte por ver. Quiero que el master se me haga ameno. Quiero trabajar, no quiero estudiar con la sensación de estar cumpliendo un trámite tras otro.
Quiero seguir sintiendo con intensidad aunque no siempre sea bueno. Quiero, tengo, necesito… porque esta es mi carta de reyes y pedir la paz mundial es gritar en un acantilado. Quiero también cosas para otros, pero pide tú por ti.
No quiero gastar tiempo ni dinero en que me enseñen a valorarme. No quiero necesitar aceptación. Deseo que no se cuestionen mis decisiones.
Me gustan los significados de la palabra “familia”. Ponme tres.
Quiero su voz sin dispositivos.
No quiero echar de menos ni de más.
Me he liado, yo sólo venía a decir lo de “El Rey León” y los libros.
He sido buena.
Atentamente,
Eva
Anuncios