Quiero quitarme la costumbre de agarrar el móvil en cuanto me despierto, pero ya que el sonido de la alarma viene y se apaga desde ahí, conecto con el mundo y leo los titulares y los Trending Topics del día.

Hoy, entre otros, era TT David Trueba. Poco se adivinaba al hacer click, ya que la mayoría de la gente que había compartido su artículo lo enlazaba directamente sin más mención que la que viene por defecto: “Columna | Mujeres; por David Trueba”.

De entrada, todo me atraía: columna, mujeres y David Trueba. Así que hice un click más y fui a la entrada en cuestión (la enlazo aquí para vuestra comodidad).

Aplaudo, que conste desde ya, a las mismas mujeres de las que él habla, a las que él alaba, ya que yo también lo hago. Pero tengo que darle un par de vueltas más a su frase “a España la salvan las mujeres mayores”. Y ahí, en el mismo párrafo, a la vez que elogia un modelo de mujer, denigra a otras. Se está convirtiendo en costumbre destacar las cualidades de unas, no porque sean buenas en sí mismas, sino en odiosa comparación con otras. Esto mismo, aunque tratando un tema más superficial,  ya lo dije en mi post Imperfecta sobre las “mujeres reales”: “Y no caigo en la trampa de sentirme halagada cuando tiran por tierra la belleza de una modelo porque deja de ser “una mujer real” en el peligroso lenguaje de una campaña publicitaria. No sólo siento que no lo hacen a mi favor, sino que lo hacen en contra de alguien más”. Aquí he sentido lo mismo cuando le dice a la futura reina en quién tiene que fijarse y en quién no. Porque, una vez más, sólo hay una forma válida de hacerlo bien como mujer. Nosotras, siempre cuestionadas, siempre juzgadas, siempre en el punto de mira.

Más adelante habla de una anécdota de Elena Santonja junto a otras mujeres porque “fueron gente libre”. La libertad hecha parodia cuando consiste en que la echaron del trabajo por decir lo que pensaba. ¿Qué pensaba? Que una mujer (“cursi y pazguata”) colocada por enchufe era fea y no le merecía la pena ni maquillarse. Bravo, fomentando, una vez más, la pelea de gatas…

Me doy cuenta, claro está, de la intención de David al escribir dicha columna, pero me aterra que “el subtema” esté tan socialmente aceptado que muy poquita gente ha visto lo que yo. A veces nos ciega el titular y la firma o la buena intención de quien publica o de quien comparte.

Y me vengo al blog porque ha habido quien me ha pedido explicar por qué no me había gustado la columna. Por esto, porque de entrada caí en la trampa del bien proyectado titular “Columna | Mujeres; por David Trueba”. Pero me gusta analizar la realidad de forma crítica, me gusta mirar más allá y, por suerte o por desgracia, desconfío de que hayan hecho una mínima reflexión los que lo comparten y comentan simplemente con un “genial” o “magnífico”. Sospecho, sobre todo, del contagio de las cuentas verificadas que lo comparten aplaudiendo sin más o comentando con un “de obligada lectura”. Inviten a leer, sí, pero inviten también a reflexionar.

Honestamente, creo que en este artículo hay más estereotipo que contenido. Y David me parece el propietario de una cabeza privilegiada que no ha proyectado aquí.

 

Anuncios