Anoche terminé de ver Downton Abbey, una serie que dejé de decir que estaba viendo porque hay quien piensa que es gracioso hacer spoilers y ya me comí uno en su día. La gente considera que no importa hacer spoilers de algo que ya está acabado. Importa, cada uno lleva un ritmo. Ya hablaremos de esto en otra ocasión.

De las reacciones derivadas del final de Perdidos, aprendí lo fácil que es opinar y tirar por tierra el trabajo ajeno únicamente porque la mayoría de la gente no quiere tener que hacer su propio proceso mental. Me considero afortunada por saber ver más allá de la propia frustración que provoca que acabe algo que te ha dado tantas horas de gloria.

Por las noticias que me iban llegando, he visto la última temporada temiendo la muerte de la fabulosa Lady Violet, la condesa viuda de Grantham.

stream_img

El primer capítulo de la serie coincide con el naufragio del Titanic, en el que fallece el pariente heredero con el que planeaban casar a Lady Mary Crawly, la hija mayor del conde, para que la familia siguiera gozando de sus bienes, ya que no habían tenido ningún hijo varón y se arriesgaban a perder las propiedades . Por aquel entonces, Lady Violet tenía ya 70 años. En la 6ª y última temporada ya era 1925 y Violet habría cumplido 83 años, habiendo superado en 2 años a la reina Victoria. La misma Maggie Smith tenía ya 80 y no pensaba continuar más allá de esa temporada. Tomada la decisión, el equipo tuvo que tomar la suya y prefirió cerrar ahí antes que continuar sin Maggie. Sinceramente, no me hacía a la idea de cómo sería la serie sin ella.

De la serie, a grandes rasgos, me sobró parte de la historia de Bates y fui echando en falta las complicaciones para encontrar heredero, ya que la trama quedó solucionada en la 3ª temporada con el nacimiento de George, hijo de Matthew (otro heredero muerto) y Mary.

Como puntos fuertes, destaco la ambientación, la caracterización de los personajes, la evolución del vestuario adaptándolo a los tiempos en cada temporada, los diálogos, especialmente los de Violet e Isobel, y la recreación de la época en la que está basada la serie, así como el conseguido reflejo de la sociedad británica de aquellos años.

Del final de Downton he leído de todo, aunque bastante más críticas a favor que en contra.
Las opiniones negativas son, cuanto menos, curiosas, pues se quejan de que el final fue excesivamente feliz. Está claro que la felicidad molesta, sobre todo la ajena (y yo quejándome durante toda la serie de exceso de desgracias en las vidas de Bates, Anna y Edith…). También molestó que no quedara nada abierto a la imaginación, por considerar todas las historias con un final bastante hermético. Quien dice esto, no entendió los guiños hacia el personaje de Tom y el hecho de que Laura Edmunds, la editora de Edith, cogiera el ramo de la novia. Tampoco se enteraría de la movida con Mrs Patmore o Daisy, aunque esta última fuera bastante más evidente.

Por mi parte, destaco varios puntos:

  • El hecho de que Anna, criada de Mary, se ponga de parto en el dormitorio de esta, que lo acepta de buena gana y hace lo que Anna lleva tanto tiempo haciendo para ella: desvestirla y acomodarla para que todo marche bien. Aparecerán Anna, Bates y el bebé acostados en la cama de Mary, todo ha pasado en esa habitación y todos lo aceptan de buen grado, dejando claro que no hay tanta distancia entre la gente de abajo y la de arriba. Carson es el único que no lo ve apropiado. De haber opinado lo contrario, no sería creíble.
  • Que nazca una nueva criatura en Downton y no traiga la muerte de otra persona. Recordemos: nace Sibbie, muere Sybil en el parto que ya se preveía complicado; nace George, muere Matthew en un accidente de coche (muerte inesperada que me fastidiaron los spoilers); nace Marigold, muere Michael Gregson.
  • Ver a Barrow jugar con los niños nos reconcilió con él (Rob James-Collier, actorazo, por cierto). Pero a mí no me apaciguó tanto como para querer verlo de mayordomo sustituyendo a Carson, después de todo.

Ascenso, nacimiento, despedida, buenas noticias médicas, reconciliaciones, nuevos amoríos por doquier, boda, embarazo… pero, ¿qué esperabais? Estáis viendo Downton Abbey e igual de terrible os habría parecido que en el último capítulo muriera Lord Grantham, que este pomposo y acelerado happy ending. 

Cuando quedaban unos minutos para el cierre definitivo de la serie, deseé con todas mis fuerzas que no acabara con piquito de los recién casados ni con el propósito de matrimonio feliz de Lord Grantham a Lady Cora.

Acabó como tenía que acabar: con una frase de Lady Violet, de esas que, siendo mérito de la creatividad de los guionistas, sólo Maggie Smith sabe llenar de significado.

 

 

 

 

 

 

Anuncios