Nunca antes lo había hecho. Abrí un blog heterotemático sin saber yo misma lo que iba a publicar. Jamás he hecho publicidad y, bueno, tampoco ahora lo voy a hacer porque no cobro por recomendar un producto que me va bien.

ImagenSe trata del reparador de puntas de Llongueras. Allá por julio iba en busca de algún milagro para no tener que cortarme el pelo este verano. Me lo había cortado en febrero más de lo que hubiera deseado porque unos ¡6 centímetros! desde las puntas hacia arriba se encrespaba y tenía mal aspecto. Tampoco aquella vez hacía mucho tiempo que me lo había cortado y no quería volver a hacerlo, me apetece llevarlo largo una temporada.

Siempre he tenido el pelo seco (mixto durante la adolescencia). Incluso recuerdo a mi madre en busca de productos suavizantes y potingues caseros para poder desenredarme el pelo cuando era pequeña y conseguir que brillara un poquito.

Pasé por una perfumería y pregunté por varios productos que tenían buena pinta. Una de las depedientas me dijo que ella misma utilizaba este con el que me quedé, alegando aplicarlo en el cabello de toda su familia: principalmente ella, con el pelo recio indomable recogido en coleta cuyo coletero no le dará más de dos vueltas y su pequeña de dos años a la que, de dormir bocarriba en el carrito, se le encrespaba el pelo por la parte de atrás.

Me lo llevé.

ImagenDesde la primera aplicación ya noté que el pelo se suavizaba, que las puntas no se enredaban y que ya no tenía ese aspecto seco tan habitual en verano. Supuse que al aplicarlo después de cada lavado (e incluso algunos días sin haberme lavado el pelo, sólo para ayudarme a peinarlo) se gastaría rápidamente, pero su fórmula en gel hace que necesites muy poco en cada aplicación. Quien me conoce ya sabe que tengo una melena abundante y de cabello grueso, sin embargo sólo necesito unas 3 ó 4 gotas o pulsaciones del dosificador para aplicarlo con el pelo húmedo (tras haberlo secado sólo con la toalla) o 1 ó 2 si es sólo para peinarme. Con esto, utilizándolo un mínimo de 3 veces por semana desde mediados de julio, aún no he gastado ni 3/4 del bote. Y, a diferencia de los aceites, no se queda nada en las manos.

Como me va bien y normalmente descatalogan los productos de los que me enamoro (100% verídico y os puedo dar ejemplos), voy mirando por los diferentes comercios por los que paso para saber dónde más puedo adquirirlo. Así, también he visto la diferencia de precio entre unos sitios y otros. Yo lo he encontrado en varias perfumerías, incluída en la que me lo compré, por menos de 9€ y en El Corte Inglés lo venden por casi 13€. Que os aseguro que están bien gastados, pero no lo hagáis tontamente, habiendo sitios donde lo venden por 4€ menos.

Espero que os sirva mi recomendación, ya me contaréis. Eso sí, espero no tener que convertir mi blog en uno de belleza, que para eso ya está Noemí con sus consejos para todo.

Anuncios