Se premia la ignorancia.

Atravesamos una era con textura de chicle sucio y pegajoso en el que las masas nos quieren atrapar. Se recompensa el  tarugueo con programas de gran audiencia en el que gente que se sabe guapa, pero que sabemos hueca, compite para llevarse al bomboncito que se exhibe.

Imagen

Se consuela al torpe, que es el nuevo líder, y se rebajan las cualidades del que se interesa por los estudios. Esto, cierto es, se repite generación tras generación, porque siempre ha existido el malote de la clase que se ríe del “empollón” llamándole algo que, de antemano, el otro ya sabe que lo es y de lo que saborea los resultados.

Imagen

Pero ahora se lleva a otros extremos, como prueban los siguientes enlaces de una web que me entretiene en mis escasos momentos ociosos:

 http://www.ascodevida.com/ave/1528153

http://www.ascodevida.com/familia/1463684

http://www.ascodevida.com/ave/1521263

http://www.ascodevida.com/estudios/1323609

http://www.ascodevida.com/estudios/1291013

Vivimos, además, en un país en el que, desde puestos de importancia, alardean de ignorancia y la revelan sin complejos y con mucha caradura.

Afortunadamente, me rodeo de gente a la que esto le horroriza más que le divierte.

Anuncios